top of page
Buscar
  • Foto del escritorMaykel Oporta

Rabietas. ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Actualizado: 9 ene 2021


En psicología infantil la falta de control, impulsividad, rabietas, ansiedad y bajo nivel de frustración son algunos de los síntomas más típicos con los que nos encontramos en la consulta. De la misma manera son las principales razones por la que los padres suelen buscar asistencia profesional puesto que no saben gestionar las mismas.


Pero, ¿a qué se deben las rabietas?


Las rabietas, normalmente se originan por la falta de gestión emocional por parte de los niños (y por supuesto los padres), por otro lado, por la sociedad estresada en la cual vivimos. Nos rodean miles de estímulos, los cuales nos invitan a tomar decisiones rápidas, a tomar decisiones sin pensar, simplemente por el hecho de recibir a cambio algo que nos dará un placer inmediato, y diríamos los niños no se estresan por esto, error, para ellos es aún más difícil manejar todos estos estímulos que les rodean y dar una gestión adecuada a los mismos.


Entonces ¿Podemos enseñarles a no frustrarse tanto y a controlar la rabia?

Por supuesto, el enseñarles se convierte en un proceso de aprendizaje y para ello te recomiendo tener en cuenta los siguientes puntos:


Enseñarle a identificar las emociones: es muy importante que el primer paso a dar sea identificar qué emoción tiene el niño en cada momento y por tanto que el reconozca tal emoción.


Lograr la escucha activa: debemos inculcar en el menor la escucha en silencio y atenta, respetando los tiempos y empatizando.


Aprender a gestionar las emociones: acá te comento algunas estrategias sencillas que puedes usar

El ejercicio del semáforo:

  • Luz Roja: ALTO, tranquilízate y piensa antes de actuar.

  • Luz Amarilla: PIENSA soluciones o alternativas y sus consecuencias.

  • Luz Verde: ADELANTE y pon en práctica la mejor solución.

Mantener la calma: es importante que los pequeños aprendan a relajarse , para ello puedes realizar con ellos el siguiente ejercicio para que después lo practiquen con frecuencia:

  • Ejercicio del peluche o globo: enseñar al niño a sentir su abdomen como un gran globo que se infla y desinfla al respirar. En cada inhalación su estómago se inflará y en cada exhalación se desinflará. Puede hacerse también con un peluche en su abdomen, y tiene que prestar su atención en cómo sube y baja ese peluche mientras respira. Esta consciencia corporal unida a la respiración le proporcionará calma mental.

Por otro lado es altamente significante reconocer que los padres son el ejemplo y modelo que imitan los niños, es importante no olvidarnos de este aspecto. Los padres somos el espejo de los niños, aprenderán de nuestra conducta, por lo que debemos cuidarla. Somos la herramienta más eficaz para modelar el autocontrol en nuestros hijos. Más allá de cualquier técnica que pongamos en práctica para ayudarlos a calmarse, la forma más efectiva y eficiente de lograrlo es a través del propio ejercicio y autocontrol emocional.


Como conclusión, es vital reconocer que debemos enseñar a nuestros niños a buscar soluciones a los problemas, muchas veces los niños no son capaces de calmarse porque no encuentran una solución. La capacidad de resolver problemas también está vinculada al lóbulo frontal, por lo que, como en la gestión de las emociones, hasta una determinada edad no estará maduro para hacerlo de manera natural, pero mientras llega ese momento somos los padres los que podemos ir ayudando a nuestros hijos a calmarse y a buscar diversas opciones ante las situaciones que les alteran, incomodan o enfadan.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page